Noticias Nacionales

“Es un Frankenstein” el creador de la raza de perros labradoodle que conquistó a Obama está arrepentido de por vida

Buster, un labradoodle, se divierte el 16 de febrero de 2017 a través del Cementerio del Congreso en Washington. (Toni L. Sandys / The Washington Post)
Buster, un labradoodle, se divierte el 16 de febrero de 2017 a través del Cementerio del Congreso en Washington. (Toni L. Sandys / The Washington Post)

Son bonitos, de pelo rizado que no sueltan demasiado. Vienen en muchos colores. Los aficionados encuentran mucho que amar en un Labradoodle, una mezcla entre Labrador Retriever y Poodle que se encuentra entre los “perros diseñados” más famosos del mundo. “Pero para Wally Conron no es así. El australiano que entregó los labradoodles al mundo en 1989 dice que “está arrepentido de por vida” –La chispa para la proliferación de los híbridos de poodle, reclama, ha vuelto locos a estos animales por la cría irresponsable que les genera problemas de salud.

“Abrí la caja de Pandora y lancé al monstruo de Frankenstein”, dijo en entrevista con Australia Broadcasting Corp la semana pasada. Los comentarios han causado confusión, indignación y desacuerdo entre los amantes de los labradoodles en todos lados – pero también reconocimiento de los peligros que tiene la persecución temeraria de nuevas combinaciones caninas adorables. Conron ha estado alejado de los labradoodles por años. Psychology Today publicó en 2014 citas de una entrevista con Conron en la que denuncia a los “criadores clandestinos” de haberse “subido al carro”, comenzó.

Hizo la misma queja en un post en 2016, escribiendo acerca de la “mania” que ha seguido a los labradoodles para ascender a la fama. “Los nuevos criadores inundaron el mercado con: groodles, spoodles, caboodles and snoodles”, dijo. Señaló que pensó en el Labradoodle en la década de 1980 mientras buscaba al perro guía perfecto para una mujer que le escribió de Hawaii, dijo que ella necesitaba un animal que no tirara pelo debido a las alergias de su esposo. Como gerente de cría en ese momento de la Asociación de Perros Guía de Australia, Conron inicialmente pensó en darle un poodle por el desprendimiento mínimo de pelo que tiene esa raza.

Pero después de más de 30 pruebas con varios perros, reportó ABC, Conron decidió que el perro simplemente no estaba hecho para asistir a una persona ciega. Le tomó tres años después de la carta de la mujer para poder dar una solución: un híbrido que combinaría las habilidades como perro guía del Labrador – “una naturaleza afable y confortable”, dijo – con los convenientes risos del Poodle. Nueve años más tarde, tenía tres cachorros, de acuerdo con ABC. Uno de los cachorros, llamado Sultan, fue enviado a Hawaii. Pero los otros dos permanecieron sin querer con Conron, recordó el criador, que tuvo la idea de renombrarlos, de “crossbreed” (mestizo) a un nuevo tipo de perro no alergénico con el peculiar nombre de “labradoodle”.

“¿Puedes ir a los medios y decirles que has criado una nueva raza especial de perros?” Conron recalcó haber dicho al equipo de relaciones públicas de la Real Asociación de Perros Guía, en una entrevista con ABC. La estrategia funcionó. Llegaron llamadas preguntando por el “perro maravilla”, dijo Conron. El Labradoodle generó un fuerte interés en los llamados “perros diseñados”, que obtienen precios más altos que sus padres de raza pura y por décadas han atraído la atención de figuras famosas como Miley Cirus y el expresidente Barack Obama.

El boom de los híbridos ha generado algunas disputas en el mundo de los perros, como los criadores de razas puras acusando a sus contrapartes, los diseñadores de perros, de perseguir ganancias a costa de la perfección canina. “Un criador de raza pura es realmente un tipo de artista”, David Frei, un excoanfitrión de la exposición canina de Westminster Kennel Club, dijo a Bloomberg News. “Están tratando de crear una obra de arte que muestre las mejores partes de una raza en particular”. “Los criadores de perros diseñados están ‘buscando una aventura para hacer dinero’”, dijo otro crítico a Bloomberg.

Conron dice que él, también, se volvió rápidamente cauteloso de aquellas personas sin escrúpulos que querían críar labradoodles, goldendoodles, schoodles y otros perros sin tener en cuenta las precauciones para evitar que los cachorros fueran poco saludables. Esas preocupaciones eran válidas, un criador de labradoodles de Arizona, Cherly Quitoriano, dijo al Post, señalando como un ejemplo los peligros de los “doble merles” – perros nacidos de dos padres con mucho pelaje que tienen alto riesgo de tener problemas auditivos. “muchas personas no conocen este tipo de cosas”, dijo, “personas que no están educadas, pero están uniendo estas características en un cachorro”.

Pero este no es un problema específico del labradoodle, agregó Quitoriano. Expresó que no entendía porque Conron considera que los Labradoodles están “locos” o tienen “problemas hereditarios”, como dijo él a varios medios de comunicación. Explicó que los criadores han quedado desconcertados por años debido a los comentarios de Conron. “Son criadores maravillosos”, dijo, “voy a decir eso hasta que las vacas vuelvan a casa”.

“Esta raza tiene además una alta demanda”, dijo Al Gordy, tesorero y expresidente de la Asociación Australiana de Labradoodles de América (ALAA).

Unos 70,000 labradoodles en el mundo están registrados en la ALAA, dijo. Asociaciones como ALAA ayudan a asegurar que los perros sean criados con las pruebas de salud correspondientes. “La crianza es una pasión para todos nosotros”, señaló Gordy. Pero luego está Conron, quien en 2016 era dueño de dos labradoodles, pero que cuando se retiró ya no poseía ninguno. Él escribió que su “primera” pasión no son los perros, sino los caballos.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba