Noticias Nacionales

El instinto de una chita, un feroz hipopótamo y una foca durmiente: las 15 mejores fotos de vida silvestre de 2019

Tallos de millefoglio euroasiatico con hojas blandas y plumosas, llegan al cielo desde el lecho del lago Neuchâtel, en Suiza. (Michel Roggo/Fotógrafo de la vida silvestre del año)
Tallos de millefoglio euroasiatico con hojas blandas y plumosas, llegan al cielo desde el lecho del lago Neuchâtel, en Suiza. (Michel Roggo/Fotógrafo de la vida silvestre del año)

El concurso anual Fotógrafo de Vida Silvestre del Año del Museo de Historia Natural de Londres premia a los fotógrafos cuyo trabajo nos inspira a considerar nuestro lugar en el mundo natural y nuestra responsabilidad de protegerlo.

Este año, el concurso recibió 48.000 fotografías de fotógrafos de 100 países.

Los fotógrafos recorrieron las selvas amazónicas de Perú, se zambulleron en las aguas de la Polinesia Francesa y acecharon témpanos de hielo aislados en la Antártida para capturar imágenes de la lucha de los animales por la supervivencia.

Una chita macho es atacado por perros salvajes africanos en la Reserva Privada de Caza de Zimanga, KwaZulu-Natal, Sudáfrica. (Peter Haygarth/Fotógrafo de vida silvestre del año)
Una chita macho es atacado por perros salvajes africanos en la Reserva Privada de Caza de Zimanga, KwaZulu-Natal, Sudáfrica. (Peter Haygarth/Fotógrafo de vida silvestre del año)

Las 15 fotografías de esta publicación fueron "altamente elogiados" y se perfilan como favoritos en el concurso de este año.

Los ganadores serán anunciados el 15 de octubre.

Un hipopótamo recién nacido es aplastado hasta la muerte por un gran hipopótamo en el lago Kariba, Zimbabwe. (Adrian Hirschi /Fotógrafo de Vida Silvestre del Año)
Un hipopótamo recién nacido es aplastado hasta la muerte por un gran hipopótamo en el lago Kariba, Zimbabwe. (Adrian Hirschi /Fotógrafo de Vida Silvestre del Año)

El fotógrafo suizo Adrian Hirschi dijo que vio cómo un gran hipopótamo macho arrebató al bebé junto a su madre en las aguas poco profundas del lago Kariba, en Zimbabwe.

Aunque el infanticidio no es normal entre los hipopótamos, algunos son agresivamente territoriales. El bebé murió.

Eduardo Del Álamo, que capturó la caza de un pingüino por parte de un leopardo marino, dijo que la foca se escabulló bajo su balsa inflable momentos antes del ataque.

Los pingüinos papúa son los nadadores más rápidos de todos los pingüinos debajo del agua. Pero en este caso, la foca persiguió al pingüino durante más de 15 minutos antes de capturarlo y comerlo.

Una ballena gris se acerca a un par de manos bajando de un barco turístico en la Laguna San Ignacio, en la costa de Baja California, México (Thomas P. Peschak/Fotógrafo de vida silvestre del año)
Una ballena gris se acerca a un par de manos bajando de un barco turístico en la Laguna San Ignacio, en la costa de Baja California, México (Thomas P. Peschak/Fotógrafo de vida silvestre del año)

En un viaje nocturno a la selva amazónica del Perú, el francés Frank Deschandol tomó la imagen de un hongo que parasitó a un escarabajo. El hongo zombie se propagó dentro del gorgojo, tomando control químico de la criatura y obligándola a trepar.

Lo que parecieran ser sus antenas a simple vista, en realidad son cuerpos fructíferos del hongo zombie, a punto de expulsar sus esporas al viento para dar con nuevas víctimas a ser parasitadas.

Un pingüino papúa huye para salvar su vida cuando una foca leopardo sale del agua en la isla de Cuverville, en la Antártida. (Eduardo Del Álamo/Fotógrafo de Vida Silvestre del Año)
Un pingüino papúa huye para salvar su vida cuando una foca leopardo sale del agua en la isla de Cuverville, en la Antártida. (Eduardo Del Álamo/Fotógrafo de Vida Silvestre del Año)
Un gorgojo muerto infectado por hongos zombis en la selva amazónica. (Frank Deschandol/Fotógrafo de vida silvestre del año)
Un gorgojo muerto infectado por hongos zombis en la selva amazónica. (Frank Deschandol/Fotógrafo de vida silvestre del año)
Un perezoso macho de tres dedos, de garganta marrón. (Carlos Pérez Fotógrafo Naval/Fotografo de Vida Silvestre del Año)
Un perezoso macho de tres dedos, de garganta marrón. (Carlos Pérez Fotógrafo Naval/Fotografo de Vida Silvestre del Año)
Una tortuga lora es asfixiada hasta la muerte por una cuerda que estaba atada a una silla de playa en las orillas del Refugio Nacional de Vida Silvestre Bon Secour de Alabama. (Matthew Ware/Fotógrafo de la vida silvestre del año)
Una tortuga lora es asfixiada hasta la muerte por una cuerda que estaba atada a una silla de playa en las orillas del Refugio Nacional de Vida Silvestre Bon Secour de Alabama. (Matthew Ware/Fotógrafo de la vida silvestre del año)
Pieles de serpientes de cascabel clavadas a una pared blanca en Sweetwater, Texas. (Jo Anne McArthur/Fotógrafo de vida silvestre del año)
Pieles de serpientes de cascabel clavadas a una pared blanca en Sweetwater, Texas. (Jo Anne McArthur/Fotógrafo de vida silvestre del año)
Un capullo de una pupa de polilla de Cyna. (Minghui Yuan/Fotógrafo de vida silvestre del año)
Un capullo de una pupa de polilla de Cyna. (Minghui Yuan/Fotógrafo de vida silvestre del año)
Un mapache asoma su cara por el parabrisas de un coche en una granja abandonada en Saskatchewan, Canadá. (Jason Bantle/Fotógrafo de vida silvestre del año)
Un mapache asoma su cara por el parabrisas de un coche en una granja abandonada en Saskatchewan, Canadá. (Jason Bantle/Fotógrafo de vida silvestre del año)

El asiento trasero de este Ford Pinto de los años 70 es el hogar de cinco mapaches en Saskatchewan, Canadá.

El agujero en el parabrisas tiene bordes rotos y es demasiado estrecho para que los coyotes -los principales depredadores del mapache- puedan penetrarlo.

Un lucio europeo joven se asoma desde el interior de una pequeña medusa frente a las costas de Tahití, en la Polinesia Francesa. (Fabien Michenet /Fotógrafo de Vida Silvestre del Año)
Un lucio europeo joven se asoma desde el interior de una pequeña medusa frente a las costas de Tahití, en la Polinesia Francesa. (Fabien Michenet /Fotógrafo de Vida Silvestre del Año)
Un carbonero chino de cola larga en la isla japonesa de Hokkaido. (Diana Rebman/Fotógrafa del Año de la Vida Silvestre)
Un carbonero chino de cola larga en la isla japonesa de Hokkaido. (Diana Rebman/Fotógrafa del Año de la Vida Silvestre)
Un banco de peces caranx sexfasciatus (bigeye travelly fish) circulan a 25 metros de profundidad, al borde de un arrecife en el Mar Rojo. (Alex Mustard/Fotógrafo de la fauna silvestre del año)
Un banco de peces caranx sexfasciatus (bigeye travelly fish) circulan a 25 metros de profundidad, al borde de un arrecife en el Mar Rojo. (Alex Mustard/Fotógrafo de la fauna silvestre del año)

Algunos fotógrafos del concurso de este año se aventuraron bajo el agua para encontrar lo que buscaban. El movimiento circular del cardumen ahuyenta a los depredadores.

Una foca de Weddell cierra los ojos ante el puerto de Larsen, en la isla de South Georgia, abrazando sus aletas firmemente contra su cuerpo. (Ralf Schneider/Fotógrafo de vida silvestre del año)
Una foca de Weddell cierra los ojos ante el puerto de Larsen, en la isla de South Georgia, abrazando sus aletas firmemente contra su cuerpo. (Ralf Schneider/Fotógrafo de vida silvestre del año)

El fotógrafo Ralf Schneider aprovechó el sueño de esta foca para tomar una foto. El hielo era prácticamente inaccesible para las orcas y las focas leopardo, los principales depredadores de la foca.

Sus aletas estaban cruzadas sobre su pecho mientras dormía profundamente. "¡Qué sueños vendrán en ese sueño de la muerte!"

Publicaciones relacionadas

Cerrar