Noticias Nacionales

Larissa Riquelme vino al juicio de su novio Jonathan Fabbro: qué pasa en el otro caso de abuso de menores del futbolista en Paraguay

Lunes, 9 AM, Larissa entra a los tribunales de la calle Lavalle al 1100. (foto: Adrián Escandar)
Lunes, 9 AM, Larissa entra a los tribunales de la calle Lavalle al 1100. (foto: Adrián Escandar)

Sin tuitear nada al respecto, sin decir nada en voz alta, Larissa Riquelme soportó un poco el frío de la mañana del lunes y entró a los tribunales de la calle Lavalle al 1100 para el primer día del juicio en contra de su novio, el futbolista Jonathan Fabbro, acusado de violar a su propia ahijada desde que tenía cinco años, con un expediente de nueve cuerpos y más de 1700 fojas por los delitos de abuso agravado con acceso carnal y corrupción de menores. El Tribunal Oral Criminal N°12 está a cargo del proceso. Serán cuatro audiencias con más de 20 testigos. Gustavo Gerlero es el fiscal acusador.

Las pruebas contra Fabbro son duras: la cámara Gesell arrojó resultados comprometedores para el ex Cerro Porteño y River, hoy preso en Marcos Paz. Los psicólogos que la evaluaron hablaron de un daño extenso, de un relato de la menor sin signos de fabulación. La indagatoria tampoco lo ayuda. Fabbro hasta declaró en el Juzgado N°32 que instruyó la causa que le sorprendía que la niña no hubiera notado el tamaño de su pene al momento de los supuestos ataques, un tamaño que según él es "un poco más grande de lo normal". Hay también un chat de WhatsApp, en donde Fabbro, que se mantuvo prófugo en México y tuvo que ser capturado por Interpol en un hotel de la ciudad de Cholula, le pide "fotos" a la menor, hoy de trece años. La existencia de los chats fue convalidada por una pericia del área de Cibercrimen de la Policía de la Ciudad.

Fabbro y Larissa en New York: otros tiempos.
Fabbro y Larissa en New York: otros tiempos.

Y sin embargo, a pesar de todo esto, a pesar de un juicio que le puede costar 20 años de cárcel, Larissa viene y lo visita en el penal, lo apoya, lo defiende. La víctima del caso tuvo que defenderse ella misma de Larissa y de Martha Zabala y Anabel Fabbro, madre y hermana del jugador: logró en mayo de 2018 un bozal legal contra las tres, autorizado por el juez en lo civil Ramiro Santo Fare que les impide dar cualquier detalle de la víctima, su nombre, sus fotos, lo que sea.

Hoy por la mañana, Riquelme no hizo declaraciones, no había móviles en la puerta que le cruzaran un micrófono mientras entraba con un pequeño séquito de mujeres. No podía presenciar la audiencia, dado que la víctima es una menor y se preserva su intimidad. Infobae ingresó a la sala para tomar imágenes: Fabbro no accedió a ser fotografiado. El jueves continuará con una segunda ronda de testigos. Se especula cerca del proceso con que la modelo declare para la defensa.

Los jueces del TOC N°12, encargados de juzgar a Fabbro. (foto: Adrián Escandar)
Los jueces del TOC N°12, encargados de juzgar a Fabbro. (foto: Adrián Escandar)

Mientras tanto, en Instagram, Larissa promociona una conocida juguetería de Ciudad del Este para las ventas del último Día del Niño. Es un poco paradójico: en noviembre de 2017, Fabbro fue denunciado en Asunción, la capital paraguaya, un caso que recayó en la Unidad Fiscal Barrial N°2 de la doctora Carla Rojas, un expediente por tentativa de abuso. La menor, que hoy tiene 7 años, es parte del círculo más íntimo de Larissa.

El supuesto ataque, de acuerdo a información de la causa que consta en documentación de Interpol, habría ocurrido en julio de 2017 en una casa que Fabbro alquilaba en la calle Austria en Asunción. "Se bajó su short", declaró la menor, que enfrentó una cámara Gesell: "Me pidió que le chupe su pilín".

La causa, según fuentes judiciales paraguayas consultadas esta tarde, está en plena etapa de investigación, con la demora obvia que causa que Fabbro esté preso en otro país. El jugador está considerado como rebelde en el expediente de Asunción, que motivó otra circular roja de Interpol en su contra, ya que "no compareció ante el juez para la audiencia de medidas cautelares".

H. es la madre de la menor. Su identidad se mantiene en reserva para no exponer a la niña.

"Sé que hoy comienza el juicio a Jonathan. Estoy siguiendo de cerca del caso gracias a Infobae. No tengo otra manera de seguirlo. Estoy confiada en la Justicia, en que termine bien, lo que quiero es que haga justicia. Y mi hija estaba bien, hasta hace poco", afirma H. Hoy, asegura, la modelo y novia de Fabbro buscaría de repente revincularse con la menor.

Larissa, dice, "le envió un mensaje por WhatsApp a mi hija diciéndole que le ama mucho. Días antes el papá de mi hija dice que Larissa se quiere acercar de vuelta y pedirnos perdón. Le dije que no. No quiero que a través de ese pedido de perdón recuerden cosas. A ella ese mensaje le confundió mucho. Empezó a llorar cuando lo vio".

El mensaje fue enviado a un teléfono de H. con el que su hija suele jugar videojuegos. "Amor mío", dice el supuesto mensaje de Riquelme, con un emoji de corazoncito y la cara de una princesa. "Te amo", concluye. El número del remitente en el texto es el mismo con el que Riquelme se comunicó varias veces con el autor de esta nota.

H. todavía no le entregó el chat a la fiscal Rojas, lo que sería el intento de contacto de la pareja del presunto victimario de su hija con la víctima sin la mediación de sus padres. Considera hacerlo. "Si ese es el perdón, no lo creo. Lo hicieron con el juicio en puerta. Fue hace una semana. Yo no creo en ellos. No creo en su arrepentimiento", asegura.

La circular roja de Interpol de Fabbro.
La circular roja de Interpol de Fabbro.

H. dice que quiere esperar, a ver qué hace Riquelme si Fabbro es condenado, qué sale a decir: "Quiero ver la reacción después del juicio, a ver si se arrepienten. Si se aleja de él, entonces veré si merecen que les perdone".

La denuncia abrió una grieta en su familia. Su hija, dentro de un tiempo, comenzará un tratamiento psicológico.

Infobae contactó a Riquelme en la tarde de hoy, le adelantó la información contenida en esta nota, sobre su posibilidad de que declare como testigo de la defensa y el chat que recibió la hija de H. para que diera su versión. No respondió el mensaje, con siete dobles tildes azules.

Poco después, la modelo posteó en Twitter. "Primera vez en el subte", escribió, con una foto con la misma chalina que llevó a Tribunales. Nada sobre Fabbro en todo el día.

Mi primera vez en el subte jaja nunca falta una 📸💥 pic.twitter.com/hrtIUksU3X

— Larissa Riquelme (@lari_riquelme) August 12, 2019

SEGUÍ LEYENDO:

Comienza el juicio contra Jonathan Fabbro, acusado de abusar de su ahijada: la declaración sobre su "tamaño" y las pruebas que lo complican

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba