Noticias Nacionales

Lo que no se vio de la cena de camaradería de las Fuerzas Armadas

La convocatoria de la Jefatura del Estado Mayor Conjunto de las FFAA para que militares y civiles invitados concurran a la sede militar de la calle Azopardo 250 tenía como hora de presentación las 19:10 con la intención de dar inicio a la velada de gala a las 19:30 del pasado martes. La agenda presidencial había determinado que Mauricio Macri se haría presente en el lugar a las 20, justo entre la entrada y el plato principal, daría su discurso, compartiría una parte de la cena con sus anfitriones y partiría a los 25 minutos de haber llegado.

Pero, sobre la hora de arranque del evento, desde Presidencia se informó que el primer mandatario se hallaba aún cumpliendo con compromisos de Estado, lo que determinó que finalmente hiciera su ingreso al salón General San Martín sobre las 21, cumpliendo a partir de ese momento con lo que se había previsto.

263 personas entre militares de las tres FFAA, funcionarios nacionales, miembros del clero, jefes policiales y un selecto grupo de periodistas fueron testigos de lo que constituyó la última cena de Macri como Comandante en Jefe de las FFAA, en lo que respecta a su primer mandato presidencial.

Federico Pinedo, Oscar Aguad y Mauricio Macri (Nicolás Stulberg)
Federico Pinedo, Oscar Aguad y Mauricio Macri (Nicolás Stulberg)

Sin hacer uso del discurso previamente elaborado con la colaboración del Estado Mayor Conjunto, pero enumerando la mayoría de los puntos previstos, Macri tuvo palabras conceptualmente elogiosas para con el personal militar. El Presidente fijó como idea fuerza de su alocución el concepto de "puesta en valor" de la imagen de las fuerzas armadas y de quienes las integran, ante la sociedad civil. Tal vez ello solo fue suficiente motivo para que, al finalizar la breve discurso, la platea militar aplaudiera, algo inusual como cierre del mensaje que un Comandante superior dirige a sus subordinados.

Durante las horas previas al evento, voceros presidenciales habían anticipado que Macri quedó particular y gratamente emocionado por el entusiasmo con el que la población de la Ciudad de Buenos Aires saludó el paso de las tropas por Avenida del Libertador el pasado 09 de Julio. Esto quedo confirmado cuando el mandatario le dedicó un párrafo de su discurso precisamente a este tema. "Fue muy emocionante ver cómo fueron recibidos por tantas familias argentinas el 9 de julio", señaló.

Además, felicitó a los militares por la tarea realizada en las campañas sanitarias fluviales y terrestres, como así también por el desempeño profesional en el operativo "Integración" junto a las fuerzas federales de seguridad. Macri le dio un total respaldo a Oscar Aguad, cuando puso como ejemplos de éxito a las empresas TANDANOR, FAdeA y Fabricaciones Militares, todas bajo la conducción del titular de la cartera de defensa.

Respecto a la tragedia del ARA San Juan, si bien estaba previsto un pasaje más contundente en cuanto al estado de las investigaciones civiles y militares en curso, el fuerte pronunciamiento político de la bicameral que investigó el naufragio determinó que el Presidente fuera aconsejado en el sentido de no explayarse más allá del correspondiente recuerdo formal para los 44 marinos que perdieron la vida el pasado 15 de noviembre de 2017.

Lo que se dijo en las mesas

Si bien en los últimos días -fruto seguramente del clima preelectoral- mucho se ha hablado de la intención gubernamental de salir a "capturar" el voto militar, la mayoría de los uniformados consultados por Infobae reconocen que si bien hay temas que generan inquietud puertas adentro de los cuarteles, muy cercanos están en el tiempo los malos tratos, desprecios, injusticias y persecuciones a los que fueron sometidos los hombres y mujeres de armas durante los 12 años de kirchnerismo. En cuanto a la candidatura del Mayor retirado Gómez Centurión, es unánime el pensamiento que sostiene que, a la hora de la definición, el partido del reconocido Veterano de Guerra, no figurará entre las opciones.

En líneas generales, los altos mandos castrenses no pudieron menos que reconocer el hecho de que algunas inversiones en materia de equipamiento militar son realmente importantes. Las patrulleras oceánicas para la Armada y las tres escuadrillas de aviones surcoreanos para la Fuerza Aérea constituyen un verdadero compromiso presupuestario fuerte y representan la mayor compra de equipo nuevo en toda la era democrática desde 1983 a la fecha.

Un tema recurrente en diversos corrillos de los que habitualmente se forman una vez que los funcionarios nacionales abandonan la sede del edificio Libertador, estuvo dado por un dato singular: el pretendido acercamiento de las FFAA y fuerzas de seguridad a la población que ha impulsado el gobierno de Cambiemos en estos años, si bien es altamente positivo para mejorar los ánimos castrenses, es mucho más reconocido por los propios civiles que se muestran ansiosos en tomar contacto con las tropas. Jornadas de puertas abiertas en unidades militares, visitas guiadas a buques de la flota de mar y eventos puntuales como la vigilia de la víspera del 09 de julio en el Regimiento de Granaderos, han repercutido en forma altamente positiva entre uniformados y los que no lo están.

Los más jóvenes

Sin poder acceder –por obvias cuestiones de jerarquía- al diálogo con los funcionarios de primer nivel presentes, algunas consultas realizadas entre oficiales de menor jerarquía permiten detectar una mejor apreciación del futuro de las instituciones militares especialmente en lo que a sus capacidades operativas se refiere. "En algún momento pensamos en pedir la baja y probar suerte en la Marina Mercante, pero comenzamos a notar un paulatino mejoramiento en las perspectivas de desarrollo profesional que nos ofrece la Armada y apostamos a quedarnos", indicaron dos jóvenes marinos consultados por Infobae. Vale aclarar que la indulgencia y el optimismo no son totales: "Si realmente el país no adopta una política de defensa duradera en el tiempo más allá de los gobiernos de turno, el sistema de defensa y las instituciones militares están condenadas a desaparecer". Al menos este es el parecer de oficiales superiores y jefes.

La semana militar continuará con el ajuste de detalles y coordinaciones para poner a punto el "Comando Electoral Nacional", un complejo mecanismo que moviliza a miles de hombres y mujeres de las Fuerzas Armadas y de seguridad que operaran bajo las ordenes del Comandante Operacional Conjunto General de División Carlos Pérez Aquino con la misión de asegurar la correcta distribución de las urnas en todos los centro de votación del país, la seguridad del acto comicial y el posterior traslado de las urnas al centro de acopio de las mismas, hasta que finalice el escrutinio definitivo.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba