Noticias Nacionales

A un año de la muerte de Violeta Rivas, Néstor Fabián rememora sus mejores anéctodas

Néstor Fabián y Violeta Rivas
Néstor Fabián y Violeta Rivas

Estuvieron juntos durante 54 años: 3 de novios y 51 de casados. Y aunque Violeta Rivas murió el 23 de junio de 2018, para Néstor Fabián su presencia sigue acompañándolo en cada instante de su vida. Es por eso que, en honor a la felicidad que vivió junto a ella, en el día de hoy el cantante prefiere recordarla con alegría, repasando sus mejores anéctodas.

¿Cómo se conocieron? "Hay dos versiones. La mía es que fue en Canal 13, cuando ella ya estaba El Club del Clan y yo hacía un programa que se llamaba Aquí Arriba. El director de cámara era el mismo, así que cuando yo fui a buscar mi libreto al estudio dónde estaba él ensayando con Violeta, me la presentó. Yo estaba extasiado de conocerla. Pero ella me dijo 'mucho gusto' y ni me registró", le cuenta Néstor a Teleshow.

"La versión de ella, en cambio, es que conocimos el día que Cacho Fontana nos invitó a hacer un reportaje por separado en Radio El Mundo. Para esa época, yo ya estaba con Mariano Mores. Así que, cuando nos presentaron, ella me saludó muy simpática y me dijo: 'Encantada de conocerlo'. Entonces yo le dije que ya nos conocíamos y le conté cómo había sido, pero ella ni se acordaba", explica el cantante.

¿Con qué versión se quedó la gente? ¡Con la de ella! "Un día, Alejandro Romay hizo un evento para agasajar a Cacho en Canal 9 y él dijo: 'Yo tuve la suerte de juntar por primera vez a Violeta Rivas y Néstor Fabián'. ¡Se lo adjudicó él! Y yo, delante de todo el mundo, le dije: 'Gracias, yo te perdono'", recuerda risueño.

Violeta Rivas y Nestor Fabian
Violeta Rivas y Nestor Fabian

El amor no tardó en crecer entre ambos y al tiempo llegó el pedido de matrimonio, que tuvo que ver con una situación muy particular. "Fue en el mes de junio del 66. Yo estaba trabajando en Santa Fé y a Violeta le había agarrado una disfonía permanente, por la que el otorrinolaringólogo le dijo que durante dos meses no podía cantar si quería seguir trabajando de esto. La cosa es que un domingo al mediodía, estaba en la costanera y veo que iba mucha gente para un mismo lugar y, no sé por qué, los seguí. Así terminé en la Iglesia de Guadalupe. Y, cuando me encontré en el templo, prometí que si ella se curaba nos íbamos a casar ahí", explica Néstor.

¿Si se casó por una promesa? "Sí. Cuando Violeta solucionó el problema de sus cuerdas vocales, le dije que nos teníamos que casar en Santa Fe y le expliqué la situación. ¡La familia no lo podía creer! Pero fue así", recuerda.

Blanca y radiante: Violeta Rivas y su boda con Néstor Fabián
Blanca y radiante: Violeta Rivas y su boda con Néstor Fabián

Dejando de lado la gran estrella que era, en su casa Violeta se comportaba como una mujer común y corriente. "Le encantaba cocinar y todo le salía de maravillas. Era una gran repostera que nunca reveló el secreto de su tiramisú. Y me acuerdo que siempre la llamaba Nélida Roca y le decía: 'Cuando hagas chichiriquiata mandame'. Son unas bolitas con miel que a ella le salían riquísimas. Pero también hacía unos platos salados impresionantes. Y era fanática de la limpieza, por demás. Le gustaba que estuviera todo impecable. Y ella misma, apenas se despertaba, se vestía de punta en blanco. Así que yo siempre le compraba los mejores perfumes que había", cuenta Néstor.

Entre tantas anécdotas, el cantante recuerda una que vivió cuando fueron a comer a un restaurante con una pareja amiga: "En un momento el otro matrimonio se puso a bailar y yo me fui al baño, así que Violeta se quedó sola en la mesa. Ella no tomaba ni una gota de alcohol. Cuando llegó el mozo con la botella de vino le preguntó: '¿Va a catar?'. Y ella le dijo: 'No lo tenía pensado, pero si hay que cantar, canto' ¡No tenía idea de lo que le estaba diciendo!" .

¿Cómo eran los paseos en pareja? "A mí me gusta mucho mirar vidrieras y ella era muy distraída. Así que muchas veces yo la soltaba para mirar algo en un negocio y Violeta le terminaba agarrando la mano a cualquier tipo que pasaba por ahí", recuerdó Néstor. Y agregó: "Nosotros nos reíamos mucho. A veces, los hombres le tiraban besos por la calle y ella me decía: 'Mirá, me quieren levantar…' ¡Era una fenómena!".

Violeta Rivas y Néstor Fabián, compañeros en el escenario y en la vida
Violeta Rivas y Néstor Fabián, compañeros en el escenario y en la vida

Los últimos cuatro años, en cambio, no fueron muy fáciles para Néstor. "De a poco, Violeta empezó a achicar su repertorio y había muchos temas que no quería cantar. No sabíamos por qué. La vieron los mejores neurólogos. Y, cuando le diagnosticaron el Alzheimer, nos dijeron que la teníamos que llevar a un centro especializado porque si no la enfermedad se iba a llevar puesta a la familia. Pero yo le dije a Analía, nuestra hija, que mientras pudiera yo viviera la iba a cuidar en casa. Y así fue".

Finalmente, Violeta se fue hace exactamente un año. Y a Néstor le quedó la tranquilidad de saber que, a pesar de su tortuosa enfermedad, ella lo siguió reconociendo hasta el último momento. "Muchas veces, yo le daba un beso y me decía: 'Ojo que nos están mirando', como si fuéramos dos jovencitos y recién empezáramos a noviar", concluyó el cantante.

Néstor y Violeta, en una foto de 2017
Néstor y Violeta, en una foto de 2017

SEGUÍ LEYENDO

La inolvidable voz de Violeta Rivas, en cinco de sus grandes canciones

El emotivo encuentro entre los ex músicos de Almendra a 50 años del estreno de "Muchacha ojos de papel"

El Chino Leunis tiene novia nueva y ya se la presentó a sus padres

Publicaciones relacionadas

Cerrar