Noticias Nacionales

El buen clima en la zona núcleo permite avanzar con la cosecha y comercialización de soja y maíz

Más allá de algunas interrupciones por precipitaciones durante las últimas semanas, el ritmo de la cosecha gruesa se realiza en la zona núcleo en condiciones generalmente secas. Para los próximos cinco días se prevén condiciones estables con sol, y la posibilidad de que ese escenario climático se pueda proyectar a un período más largo.

A pesar de que había temor por la presencia de mayores precipitaciones, especialmente luego del temporal de enero pasado, el clima se está comportando mucho mejor de lo esperado. Especialistas de la Bolsa de Comercio de Rosario (BCR) recordaron que en 2016 y 2017, en el período comprendido entre el 15 de marzo al 4 de abril, la región había recibido 100 a 150 milímetros. En cambio, en este 2019 solo fueron entre 10 y 25 milímetros.

El clima adverso estuvo presente fundamentalmente en el centro de Córdoba, donde las lluvias superaron los 200 milímetros. Habrá que esperar que baje el agua para poder determinar el impacto del temporal, aunque productores y representantes de la Bolsa de Cereales provincial adelantaron que el impacto no se sentirá fuertemente en el resultado final de la cosecha de soja y maíz.

En las perspectivas climáticas para el mediano y largo plazo, José Luis Aiello, Dr. en Cs. Atmosféricas, comentó: "El modelo de la Universidad de Columbia muestra que para el último trimestre de este año da probabilidades de Niño de un 60% y de Niña menor a 10%. Este dato es una muy buena noticia para la agricultura nacional. Los forzantes de gran escala irán a favor de la fina y la gruesa del 2019/2020. En rigor, hacia el mes de agosto, cerca del cambio estacional, se podrá tener un mejor escenario para la gruesa de la próxima campaña. Pero el hecho de que el evento Niña hoy muestre tan baja probabilidad de ocurrencia es significativo".

Avance de Cosecha

Según datos oficiales, al 4 de abril se lleva cosechado el 9% del área sembrada de soja en Argentina, aproximadamente la mitad de lo cosechado a igual fecha la campaña anterior que representaba el 20% de la siembra, aunque en niveles similares a los de la campaña 2016/17.

Las provincias que lideran la cosecha son Santa Fe con el 19% y Córdoba con el 14%, marcas que se ubican muy por debajo del rápido avance a igual fecha en el ciclo 2017/18 que estaba en 33% y 40%, respectivamente. Por su parte, las provincias de Buenos Aires y Entre Ríos levantaron a la fecha menos del 10% de su siembra.

En cuanto al maíz, los productores argentinos levantaron el 20% de la cosecha, 9% por detrás del ritmo de la campaña pasada. Santa Fe ya cosechó el 58% del cultivo, mejorando el ritmo de la campaña anterior en un 5%. Buenos Aires y Córdoba llevan cosechado ambas el 16%, pero mientras que el avance de Buenos Aires está en línea con la campaña pasada (18%), el retraso de Córdoba respecto a su performance anterior (45%), es mucho más marcada.

Frente a una importante cantidad de producción de granos y oleaginosas que desde los establecimientos rurales saldrán hacia los diferentes centros de comercialización, el mal estado de los caminos es un "punto débil de la cosecha". Los técnicos de la BCR, explicaron, "los caminos se van deteriorando año a año, y particularmente en esta campaña las abundantes lluvias agravaron el problema. Los caminos rurales están muy lejos de las necesidades. De ocurrir lluvias medianamente importantes, los movimientos van a complicarse mucho".

Comercialización

En términos de comercialización, el movimiento de camiones en la zona de los puertos del Gran Rosario sigue siendo importante. Economistas de la bolsa de Rosario sostienen que a medida que se aproxima el avance masivo de la cosecha de granos gruesos, "se percibe en el mercado un optimismo comercial que no tuvo la campaña pasada". Esto se debe a que hace un año atrás el sector exportador se mostraba muy cauto en la declaración de ventas al exterior, con una producción de soja y maíz muy afectada por la sequía, y en la actualidad hay un ritmo de declaración de ventas al exterior "ampliamente superior al de la campaña anterior", y además superando los volúmenes en el registro del ciclo 2016/17.

El avance de la cosecha sojera puede advertirse en un progresivo cambio de patrón en la descarga de mercadería en el Gran Rosario. Pese a que el maíz lideró la carga de camiones que ingresaron al Gran Rosario en las últimas semanas, ahora se aprecia que la participación del cereal comienza a decrecer a partir de la segunda mitad del mes de marzo, a medida que la soja recupera terreno.

Esta semana, los camiones de oleaginosa destronaron a las entradas de maíz en el Gran Rosario, representando el 51% del total. Dada la capacidad de descarga finita de los puertos e industrias ubicados a lo largo del río Paraná, es natural que ante la mayor disponibilidad de soja en el mercado se priorice su entrada a las terminales.

Un informe de la bolsa rosarina refleja que el crecimiento más destacado es el de las declaraciones de ventas de poroto de soja, que son actualmente casi cien veces las declaradas el año pasado al 3 de abril. Las declaraciones de ventas al exterior de poroto de soja alcanzaron esta semana 1,1 millones de toneladas, mientras que a igual fecha en 2018 sólo eran de 11.475. Además, el volumen declarado al corriente abril se encuentra 500.000 toneladas por debajo del promedio de las últimas 7 campañas.

También crecieron las ventas declaradas de aceite de soja. Al pasado 3 de abril se declararon 833.414 toneladas, casi diez veces más de las registradas en 2018.

Teniendo en cuenta todos los productos y sub productos del complejo sojero, hasta el momento las declaraciones de ventas al exterior alcanzaron las 3.500.000 toneladas, más de seis veces las declaraciones del complejo en el ciclo anterior, que apenas representaban 566.440 toneladas. Sin embargo, a pesar de la recuperación de las declaraciones en la campaña, las mismas se mantienen por debajo del promedio declarado a la fecha en los últimos 7 ciclos, 3,8 Mt.
Maíz

El maíz en el cultivo estrella de la presente campaña, no solo por el aumento del área de siembra y producción total, sino también por los rendimientos que se están cosechando en las diferentes zonas productivas del país, lo que demuestra el esfuerzo del productor por invertir en la mejor tecnología que se aplica en el lote.

Al 3 de abril pasado, las ventas al exterior del cereal alcanzaron las 12.800.000 toneladas, más que duplicaron el volumen alcanzado en la campaña anterior. La marcha registrada hasta el momento, es la tercera más alta en 9 años, y se ubica por encima del promedio de las últimas 7 campañas cuando fue de 8.400.000 toneladas.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba