Noticias Nacionales

Nuevas denuncias por irregularidades y maltrato contra el embajador en Alemania y su esposa

Edgardo Malaroda, embajador argentino en Alemania,  y su esposa Verónica Albanesi (@ARGenAlemania)
Edgardo Malaroda, embajador argentino en Alemania, y su esposa Verónica Albanesi (@ARGenAlemania)

Una auditoría realizada por el Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto la última semana de 2018 en la Embajada Argentina en Alemania comprobó que las acusaciones por maltrato y corrupción contra el embajador Edgardo Malaroda y su esposa, Verónica Albanesi, son "contundentes".

"El funcionario que viajó a Alemania para hacer el sumario trabajó varios días con este resultado. Los empleados denunciantes no sólo ratificaron el 100% de sus dichos sino que ampliaron sus denuncias y llamaron a dos testigos más de la administración de la sede diplomática, quienes habrían confirmado las maniobras de malversación de fondos lideradas por Malaroda y ejecutadas por Eduardo Lorenzo", precisaron a Infobae fuentes de Cancillería.

La medida fue ordenada luego de que el director general de Recursos Humanos del Ministerio de Relaciones Exteriores, Marcelo Buffetti, y el canciller Jorge Faurie se enteraran de la denuncia hecha por el chofer, la mucama y el mozo del matrimonio.

Infobae tuvo acceso a la denuncias que hicieron el mozo Miguel Olaizola y la cocinera Hidee Benítez Walhters ante el Director de Personal de la Cancillería. Allí se quejaron del "ambiente insalubre de trabajo" y dejaron en claro que la situación en la Embajada "es insostenible".

Olaizola, quien trabaja en la dependencia alemana desde 1989, manifestó en el escrito sentirse como "un felpudo" por los malos tratos a los que es sometido y relató que fue obligado a cocinarle al Embajador -cuando esa tarea no le correspondía- y a su familia hasta que la Embajada decidió contratar a un nuevo cocinero.

"En todas partes del mundo cuando uno hace las compras para su jefe le dan la plata por adelantado o se la devuelven el mismo día. Tanto yo como el nuevo cocinero Benjamín teníamos que esperar hasta dos semanas para que nos reintegren el dinero de las compras", se lamentó en el descargo.

Además, relató que una de las salidas habituales nocturnas que el Embajador hacía con sus esposa se le pidió que cuidara a sus hijos: "Se me ha pedido que cuidara a los niños en horarios fuera de mi jornada laboral cuando fueron a un concierto. En mi contrato no figura ser babysiter".

Esta es la denuncia presentada por el mozo y la cocinera
Esta es la denuncia presentada por el mozo y la cocinera

Por su parte, Walhters denunció que el trato hacia el personal "es denigrante" y que eran obligados a permanecer en un sótano. "No teníamos ni siquiera una cocina para prepararnos la comida que, por cierto, debemos traer de nuestras casas y pagarla nosotros mismos", describió.

Por su parte, el chofer Darío Rabilero Campos, que trabaja desde hace 14 años en la embajada, fue uno de los primeros en acusar de "hostigamiento, corrupción y maltrato" del Malaroda. El hombre contó que es obligado a utilizar el vehículo oficial para llevar a los hijos del embajador al colegio y cargarle nafta al auto particular del Embajador "con la tarjeta de cuenta corriente de la empresa Shell de la Embajada".

Esto, según el escrito que presentó, "puede ser fácilmente comprobable en los estados de cuenta de dicha empresa, ya que la totalidad de la flota automotor de la embajada funciona a diésel y el auto privado del embajador, a nafta". El texto también sugiere que podría haber irregularidades en los gastos por comida.

En cuanto al "hostigamiento psicológico hacia todo el personal", la denuncia apunta fundamentalmente contra la esposa del embajador y el jefe de personal, Eduardo Lorenzo, quien sería amigo de Malaroda. La presentación habla de "gritar y tratar de manera ofensiva al personal de inferior jerarquía", "extensión de horario laboral por motivos infundado o arbitrarios, como conducir a la señora Albanesi a turnos médicos en días feriados", "amenazas repetidas con despidos infundados" o la prohibición de caminar por el jardín de la Residencia.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba