Noticias Nacionales

El comercio exterior continúa afectado por una medida de fuerza del SOMU y el Gobierno presentará una denuncia penal

El SOMU vuelve a afectar el comercio exterior (Adrián Escandar)
El SOMU vuelve a afectar el comercio exterior (Adrián Escandar)

El Sindicato de Obreros Marítimos Unidos (SOMU) afecta el comercio exterior argentino con una medida de fuerza que inició el viernes último en reclamo de mejoras salariales. Se espera que hoy el Gobierno denuncie penalmente al gremio por el entorpecimiento de las vías navegables, uno de los delitos por los cuales está detenido Omar "Caballo" Suárez.

Cuando el SOMU baja los brazos, no solo no zarpan ni ingresan a puerto los buques nacionales que tripulan: tampoco pueden hacerlo decenas de buques extranjeros que necesitan para entrar o salir de puerto el servicio de remolcadores. Al estar estas naves menores tripuladas por personal del sindicato, no prestan su servicio con lo cual se detiene la operación naviera en forma total

Autoridades de la Federación de Empresas Navieras Argentinas (FENA), emitieron sobre la media tarde del sábado un duro comunicado que subraya que el sindicato no acató a la conciliación obligatoria que dictó la Secretaría de Trabajo. "Esta decisión hace que la empresa YPF se encuentre impedida de comenzar la primera operación de exportación de gas natural licuado (GNL) procedente de Vaca Muerta. Esta medida puede acarrear serios riesgos de seguridad", señala el texto.

"La flota de buques de bandera argentina está afectada y en el corto o mediano plazo se puede comprometer el desabastecimiento de combustible de la Ciudad de Buenos Aires, del resto del país y podría llegarse al desabastecimiento de productos básicos", advirtió la FENA.

Según un relevamiento que realizó Infobae, la lista de embarcaciones afectadas por la medida es amplia y está comprometido el funcionamiento de las navieras Antares Naviera, AGREMAR, Bahía Grande, ENPASA, HORAMAR, MARUBA, TRANSONA, UABL, Naviera del Sud, además de firmas que prestan el servicio de remolques y la totalidad de los buques extranjeros de carga general y graneleros.

"Es un dejavú constante, en lo que va de 2019 hemos atravesado varias medidas de fuerza imprevistas —se quejó un empresario naviero ante este medio—. Se dictan siempre en vísperas de feriado o sobre el fin de semana, para aprovechar las distintas interpretaciones que en materia de notificaciones administrativas digitales existen. Si bien ahora son electrónicas, sigue siendo necesario un acuse de recibo formal y si los gremialistas apagan sus celulares, no hay como constatar que la recibieron".

Anoche el actual interventor en la Administración General de Puertos, Gonzalo Mórtola -hombre del riñón del Ministro de Transportes Guillermo Dietrich- se refirió al conflicto a través su cuenta de Twitter. El funcionario calificó a los gremialistas en estos términos: "Estos hampones no solo no acataron la conciliación obligatoria, sino que, utilizando medios dignos de mafias, intentan amedrentar a todos".

Así aprieta el @SOMU_arg así aprietan al Estado y a Privados, a vos, a mi y a las regiones. Porque ponen en riesgo el comercio exterior Argentino, el que hace grande a la Argentina que produce. Son mafiosos, la misma escuela del Caballo Suarez; vamos a combatir las mafias siempre pic.twitter.com/xBNYz7gPAy

— Gonzalo Mórtola (@gonzamortola) June 2, 2019

Las expresiones del Mórtola aluden a una serie de audios difundidos por personal de otra entidad gremial en el que se pueden escuchar "aprietes" de parte del secretario general del SOMU filial Rosario, quien reprocha duramente a un operador marítimo por haber permitido la operación de remolcadores a pesar de la medida.

Según pudo saber este medio, el buque que debía embarcar el gas argentino de exportación fue autorizado a atracar por el sindicato a partir de una exigencia del práctico responsable de su ingreso a puerto. Pero hasta el momento no ha podido iniciar las operaciones de carga al no tener garantizada su zarpada.

"Sería bueno que estos dirigentes recuerden que el entorpecimiento de las vías navegables es un delito federal y que por el mismo, está actualmente detenido a la espera de un juicio oral Omar 'Caballo' Suárez", indicaron desde el Ministerio de Transporte.

Entretanto, otros dirigentes gremiales consultados se despegaron de la posición del SOMU al indicar que "las notificaciones electrónicas deben ser acatadas en forma inmediata". "No es bueno generar una guerra con las autoridades que no nos lleva a nada bueno", agregaron.

El ex secretario general del SOMU, Omar “Caballo” Suárez
El ex secretario general del SOMU, Omar “Caballo” Suárez

Por último, vale acotar, que empresarios, operadores y usuarios de los distintos servicios afectados por la medida de fuerza, confiaron a este medio que esperan una inmediata y contundente reacción de parte de la Secretaría de Trabajo en las primeras horas del día de hoy. Mórtola, por su parte, presentará una denuncia penal contra las autoridades del SOMU. Hasta el momento las pérdidas estimadas superan los 450 millones de pesos.

La tensa situación que atraviesa la actividad marítima y fluvial nacional tiene su origen en la pretensión de las autoridades del Ministerio de Transporte y del sector empresario de negociar acuerdos laborales y al mismo tiempo efectuar algunas modificaciones a los convenios colectivos de trabajo.

De la docena de gremios y Centros profesionales que nuclean al personal de oficiales y tripulantes subalternos de la Marina Mercante Nacional, solo uno -el Centro de Capitanes de Ultramar- accedió a esta pretensión, firmando lo que se denomina un "convenio a la baja" resignando algunas conquistas históricas relacionadas con el pago de primas especiales y moderando el régimen de francos compensatorios. A cambio de ello obtuvieron una recomposición salarial para todo el año que ronda un 47 por ciento.

Los demás gremios de oficiales de ultramar y cabotaje fluvial repudiaron la actitud del veterano líder de los capitanes Marcos Castro, negociando aumentos sensiblemente menores y conservando las conquistas gremiales intactas.

Pero el SOMU no solo no se avino a "vender su convenio laboral" sino que tampoco aceptó el incremento salarial ofrecido a Oficiales que integran los diferentes Centros Profesionales. De todas maneras y en virtud de que a bordo de los buques mercantes existe un rígido escalafón jerárquico, en la práctica están cobrando sus salarios, con las escalas que devienen de los acuerdos firmados con las restantes entidades profesionales.

A partir de esta situación, en la práctica el SOMU cobra una remuneración sobre la que no tiene firmada la respectiva paritaria, con lo cual, considera incumplidas las demandas salariales, lo que lo ha llevado una y otra vez a paralizar todo el comercio exterior argentino.

Publicaciones relacionadas

Cerrar