Noticias Nacionales

La fiesta de la Champions: así vivió México el triunfo del Liverpool

La final de la Champions también se vivió en la CDMX (Foto: Twitter)
La final de la Champions también se vivió en la CDMX (Foto: Twitter)

Las notas del Himno de la Champions League comenzaron a sonar y los cientos de aficionados ocuparon sus asientos. El show estaba por comenzar. En México -al igual que en otros rincones del mundo- el fútbol es religión y la final del torneo más importante a nivel de clubes en Europa es el mejor motivo para festejar a su venerado deporte, más allá de los equipos que la disputen y los colores con que se simpatice.

La Ciudad de México se tomó un descanso de su caótico ritmo para el choque entre los dos mejores clubes de la temporada 2018-2019 de esta competencia. Pese a que no se enfrentaron equipos con mucho arraigo en el país azteca, esa no fue excusa para perderse el primer duelo entre escuadras inglesas -Tottenham y Liverpool- en 11 años en el partido por la "Orejona".

"Soy fan del Liverpool desde hace 16 años, más o menos. Me tocó ver de chiquito el triunfo contra Milán en esa final y creo que ahí me enamoré del equipo, de su filosofía. No somos tantos aficionados como del Madrid o Barça y me gusta porque somos especiales", dijo a Infobae México Carlos Contreras, vestido con su camiseta de los Reds, durante un evento que congregó a diversos aficionados para presenciar el esperado partido.

La Champions fue el motivo para una gran celebración en la CDMX (Video: Infobae México)

El compositor inglés Tony Britten adaptó la pieza "Zadok the Priest" del alemán Georg Friedrich Händel para crear de esa forma el Himno de la Champions. Así como el británico se encargó de hacer una pieza capaz de estremecer y erizar la piel de los amantes del fútbol, Jürgen Klopp hizo del Liverpool una máquina capaz de remontar al Barcelona de Lionel Messi para llegar a esta instancia y aniquilar desde el minuto 2 a los Spurs de Mauricio Pochettino.

El penal, señalado por una mano en el área de Moussa Sissoko y ejecutado de forma magistral por Mohamed Salah, significó un golpe anímico del que no se pudo recuperar el Tottenham. Liverpool le dio la pelota pero le cerró los espacios y con un tanto de Divock Origi en los últimos minutos, sentenció un partido que tuvo a los fanáticos al borde de sus asientos, para llevarse una sexta Champions a sus vitrinas.

"Fue un gol circunstancial, dirán que de penal no tiene chiste pero Salah lo cobró bien y el Tottenham ya no pudo reaccionar", dijo Leonardo López, otro aficionado del equipo de Klopp al medio tiempo, cuando Origi aún no liquidaba el encuentro.

En el evento predominaron fanáticos del ahora rey de Europa, pero desfilaron todo tipo de playeras en el Foro Corona, donde se realizó la convivencia organizada por un sponsor oficial de la Champions, que contó con mesas de futbolito, una jaula de fútbol para dos jugadores y un ambiente espectacular. Desde camisetas de la Juventus hasta de equipos de la Liga MX, los aficionados mexicanos demostraron que el amor al fútbol es más grande que cualquier rivalidad.

"Yo le voy al Milán, me cae mal el Liverpool por la final de 2005 pero obviamente uno no se pierde estos partidos aunque no esté tu equipo", explicó Juan Castillo, vestido con el jersey rossoneri y acompañado de su novia.

El Liverpool volvió a rozar la gloria y puso fin a un reinado de tres años consecutivos del Real Madrid como campeón de Europa. Mientras tanto, México volvió a demostrar que pese a los más de 9.000 kilómetros de distancia con Madrid, la genuina pasión por este deporte no tiene límites.

Publicaciones relacionadas

Cerrar